“Frases que tenés que evitar en tu primera cita” – Por Jericles

Hoy nos visita la sexóloga y consejera sentimental Catalina Blanco Villegas, trayéndonos su invalorable ayuda para que no fracasemos en el amor, con estas “Frases que tenés que evitar en tu primera cita”.

Estas frases fueron extraídas de su libro de autoayuda “Cachucha y Tararira, dos amigues inseparables”, que en su capítulo 175 nos aconseja sobre cómo comportarnos cuando tenemos frente a nosotros la gran oportunidad de cambiar nuestra miserable existencia sentimental. Para no echarlo todo a perder, entonces, sigamos estos sabios consejos de Catalina:

Frase desubicada número uno: “No importa que usted sea secretaria de la Comisión Parroquial, Etelvina… ¡Va a ver cómo la pasará bomba con estos juguetitos sexuales que traje para nuestra primera noche juntos!”

    Otra frase a evitar es esta: “Así que ustedOsvaldo es militante de los derechos humanos… ¡Vamos a tener una lindas charlas, porque yo soy el fan número uno de Videla, y deseo fervientemente que vuelvan los milicos!”

Y si querés que la nueva relación progrese, jamás digas algo así:“Estoy reclutando gente para unirnos a una organización terrorista árabe… ¿te prendés?”

Tu nueva cita está esperanzada en una relación seria y formal. ¡Si querés causarle una buena impresión, evitádecirle algo infantil como esto: “¡Te juego una carrerita hasta el resto bar de la esquina! ¡El que llega último paga la cena!”

Frase desubicada número Cinco: Tu cita a ciegas ama el regatón y la cumbia, y vos te desubicásdiciéndole: “Estoy reclutando gente para formar la filial riocuartense del Club de Fans de Música Celta!”

Seis: La chica que tenés enfrente concurrió a la cita esperanzada en conseguir una pareja formal, estable, duradera, y vos le salís con algo así: “Aprovechemos esta noche, Elsita, porque mañana viajo al norte de África…¡Acabo de enrolarme en la Legión Extranjera por cinco años!”

Frase a evitar número siete: “Para mí trágame un refresco de granadina, y para el caballero una caña quemada doble… ¡Quiero ver si es tan machito como parecía cuando chateábamos anoche!”

Cuando chateaba, Ermelinda era dulce, recatada, añoñada… Pero se sienta frente a vos en la cita a ciegas, y lo primero que te dice es esto: “Puede creer, Romualdo, que hay gente desubicada  que está en contra de la violencia de género?

Frase desafortunada número Nueve: En el chat el tipo te había contado que era un poco jugador, pero no le diste importancia, hasta que te dijo: “No, al casino, no… ¡Yo te estoy invitando a jugar a la ruleta rusa!”

Y para finalizar, nunca seas absolutamente sincero en tu primera salida: Jamás le digas algo así, porque tu cita va a huir despavorida: “¡Llevamos diez minutos charlando y sos lo mejor que me pasó en la vida! ¡Imaginate cómo fue el resto!”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.